23 ago. 2007

Los bancos y la diferenciación ¿una guerra ganada o perdida?





Lograr la diferenciación: ¡qué desafío para equipos de marketing y comunicaciones de las instituciones bancarias de plaza! Sin duda la lucha por atrapar a nuevos clientes nos ha favorecido a todos como consumidores audiovisuales que somos. La batalla por las pymes, por los tarjeta-habientes, por los casa-querientes y los campo-tenientes ha llevado a los medios masivos, campañas cada vez más creativas e innovadoras. En una navegación por las webs de los bancos se nos llenan los ojos de propuestas de servicios, banners que vienen y van ofreciéndonos imágenes de lo fácil que pueden hacernos la vida estas instituciones.
¿Y sin embargo, cuándo pasamos raya, qué nos queda? Mucho color, música e imágenes lindas pero ...sobresale alguna? ¿Distinguimos una propuesta sobre las otras? ¿Nos sentimos identificados con el perfil o estilo de alguna en particular? ¿Es posible lograr la diferenciación con campañas cada vez más diferentes y originales, o eso sólo garantiza una "escalada" de avisos disintos a los tradicionales? ¿Es posible hacer un "ataque" realmente drástico, como un sitio web con un menú de sólo cuatro botones o una performance con nudistas en la vía pública, o eso atenta con ciertos límites y expectativas que el público tiene de cómo debe ser un banco?
Y por otro lado...hace una semana voy a informarme a una sucursal bancaria sobre un producto y no entiendo mucho, me llenan de papeles, me hablan de proyecciones económicas, me voy a casa con todo pero ...más bien confundida. Ayer voy a otra sucursal bancaria y muy amable y respetuosamente el guarda de seguridad me abre la puerta, me informa horarios, me alcanza un sobre...me facilita la vida. Es cierto que cada vez queremos ir menos veces y estar menos en el banco y bienvenidas sean las buzoneras, y los tel, cel y web banking. Pero también es cierto que hay momentos en que necesitamos de la más tradicional y anticuada experiencia de sentarse en una mesa junto a otro ser humano, que nos reciba, nos sonría, nos mire, nos escuche, nos explique, nos tranquilice y no nos haga sentir ni lentos, ni tontos, ni pobres, ni fracasados. Y lograr que eso pase en todas las interacciones de los funcionarios con todo tipo de clientes: ese sí que es un desafío!! Nuestra receta sugerida: definiciones estratégicas muy claras, capacitación continua, y por supuesto, comunicación, comunicación y comunicación. ¿La tuya?

3 comentarios:

seba a. dijo...

casi como un partido de fútbol que no puede romper el empate en los 90 minutos, se define por penales; lo que queda empatado en los medios masivos, se define en el cara a cara. Es una realidad que cada día se percibe más y no sólo en instituciones bancarias!

Anónimo dijo...

seba a. ¿quién sos? tus comentarios siempre son buenos. Identificate por favor!
Lucía R.

seba a. dijo...

Lucía por ahora prefiero disfrutar un poco del anonimato que brinda el e-blogger; no utilizar las fortalezas de cada medio es un gran error que muchas organizaciones suelen cometer; y hay que dar el ejemplo; jeje.

de todas maneras no es tan difícil sabee quien soy, mirando los IP de las visitas y pensando un poquito sale.

Esto ya lo había respondido antes pero no había quedado publicado parece.

Saludos y sigan así; acabo de leer los dos últimos posts y están muy interesantes!!!